Fomento aves insectívoras en el Paraje Natural de La Murta y La Casella. (Alzira, feb 2017)

El Ayuntamiento de Alzira instala 50 cajas nido de diferentes diseños para favorecer la reproducción de varias especies de aves en el paraje natural municipal de La Murta y La Casella, como el carbonero común (Parus major), carbonero garrapinos (Periparus ater), herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus), torcecuello (Jynx torquilla), agateador (Certhia brachydactyla), abubilla (Upupa epops) o autillo (Otus scops). Estas cajas se suman a las 6 instaladas en 2015 como prueba de la viabilidad del proyecto.

Las especies de aves objetivo de estas cajas nido son esencialmente insectívoras y ejercen un importante papel contribuyendo al equilibrio ecológico del paraje natural, tanto por la depredación de artrópodos como por la dispersión de semillas en épocas frías (es cuando escasean los insectos y aves como los páridos complementan su dieta con bayas y frutos del monte). Los carboneros son capaces de alimentarse incluso de larvas jóvenes de la procesionaria de los pinos (Thaumetopoea pityocampa) y las abubillas de encontrar sus camufladas pupas (el estadio intermedio entre oruga y polilla) que desentierran fácilmente de entre la pinocha con su largo y curvo pico.

P24_B  P7_B

Un problema derivado de la escasa diversidad arbórea de nuestros montes, muchos de ellos monocultivos de pino carrasco abandonados, es la escasez de refugios naturales en troncos dado que los pinos son poco propensos a desarrollar huecos al contrario que olmos, algarrobos, encinas, olivos o alcornoques. Además el paraje carece de “pájaros carpinteros”, como el pico picapinos, lo que reduce las opciones. Hemos encontrado parejas de carbonero común (Parus major) anidando entre las rocas de márgenes de antiguos bancales ante la dificultad de encontrar un hueco en un árbol, esto supone una exposición mucho mayor a depredadores como gatos asilvestrados, roedores, culebras, lagartos, mustélidos, etc. que implica una mayor mortalidad en época de reproducción. Las aves trogloditas forestales necesitan huecos a cierta altura que en estado natural les proporcionan árboles maduros o incluso secos que todavía se mantienen en pie, este es uno de los motivos por los que no deben eliminarse sistemáticamente los pies muertos del monte siempre que no impliquen peligro.

Aunque el objetivo a largo plazo debe ser conseguir ecosistemas con diversidad arbórea que ofrezcan refugios naturales para todas estas aves insectívoras trogloditas y muchas otras especies de vertebrados e invertebrados, la instalación de cajas nido es una medida complementaria compensatoria, rápida y efectiva que mitiga la carencia de huecos naturales aportándolos de forma artificial, imitando siempre las preferencias de cada especie.

R5  P20  T1

A3  T8_B

Algunas de las cajas nido instaladas, con diferentes dimensiones, diseño y tamaño de orificio de entrada dependiendo de la especie o especies objetivo.

 

Antecedentes:

En 2015 se instalaron las 6 primeras cajas de prueba en la zona, con los siguientes resultados de ocupación:

  • primavera/verano 2015:

grafico_2015_murta

Tres cajas de 3,5 cm de entrada fueron ocupadas por páridos, probablemente dos parejas de Parus major y una de Periparus ater, las tres restantes, dos de 3,5 cm y una grande de 6 cm de entrada fueron ocupadas por Jynx torquilla o torcecuello.

  • Primavera/verano 2016:

grafico_2016_murta

Dos cajas de 3,5 cm de entrada fueron ocupadas por Parus major y las cuatro restantes, tres de 3,5 cm y una grande de 6 cm de entrada fueron ocupadas por Jynx torquilla o torcecuello. En todas las cajas ocupadas por torcecuellos habían señales de inicio de nido de páridos, seguramente expulsados a la llegada de los torcecuellos (para evitar este problema en la nueva instalación el 50% de las cajas tiene obertura excluyente para los torcecuellos, sólo dejarán pasar pequeños páridos) La actividad en el 100% de las cajas no es habitual, en este caso es debido al pequeño número de cajas instaladas en comparación a la gran demanda de oquedades por parte de la avifauna troglodita del entorno (6 cajas para 771,95 hectáreas de paraje forestal).

 

caja en la Murta, ocupada por torcecuellos en las temporadas 2015 y 2016:

Share this post